El rock y el pop

El rock y el pop, términos tan amplios como imprecisos, han sido las músicas populares por excelencia de la segunda mitad del siglo XX, desbancando al jazz, quizá por decisión de los propios jazzmen, que se veían impelidos a cambiar, estando el germen –o el estigma- de la creatividad en la propia esencia de esta música.

Lo habitual en el jazz son las infinitas variaciones y combinaciones, siendo la repetición un pecado, mientras que en el rock-pop, música energética, vital y tribal, lo que se busca es el reconocimiento, como un cuento que se disfruta oyéndolo reiteradamente, aunque se sepa el final. Tanto es así que los grupos que más triunfan suelen ser las viejas glorias, que siguen en la brecha o se vuelven a reagrupar, interpretando durante décadas los temas que el público demanda. En ocasiones, para evitar la negativa de los músicos —condenados a este castigo de Sísifo—, el contrato les obliga a interpretar por enésima vez las canciones que les hicieron famosos y que nos encanta escuchar. Y lo que empezó siendo ruptura, termina siendo conservador, dicho sea sin connotaciones peyorativas.

Para los oídos inquietos, aunque no excluyentes, hay muchos días una necesidad de buscar la experimentación, los nuevos hallazgos sonoros, al igual que a veces se quiere viajar y otras estar en casa. Por eso En ViBop propicia las aventuras.